jueves, 14 de noviembre de 2013

4

Nuestra primera separación



 
Creo que ya os había contado, que antes de tener a la nena, por mi trabajo, tenía que viajar bastante fuera de España, quizá una semana al mes, la pasaba fuera de casa. Tuve una temporada que recorrí Marruecos, cada mes una ciudad nueva, Casablanca, Tanger, Agadir… a mi me parecía la mejor parte de mi trabajo, ya que me gusta viajar, conocía nuevos países, y tenía experiencias increíbles, estaba encantada...

Cuando me quedé embarazada viajé a en mis primeros meses, Marruecos, Alemania… hasta que estando de casi ocho meses me dijeron que tenía que ir a Mozambique durante una semana. Me pareció demasiado, la combinación Madrid – Maputo es complicada, y puedes estar hasta 30 horas recorriéndote los aeropuertos del mundo hasta que llegas a tu destino, estando ya tan avanzado el embarazo, no me atreví. Y ese fue mi último viaje fallido….


Después vino migordita, y los primeros meses no viajé nada, casualidad? O es que mi jefe me cuidaba y no quería que me separara de mi bebé? Yo prefería no preguntar… y los meses iban pasando… y seguía sin viajar. Llegó un viaje, fugaz y urgente, en sábado, a Paris, conseguimos ir y volver en el día! No me separé de mi nena, y estaba feliz… había conseguido desde que nació, no separarme de ella ni una noche… hasta que llegó uno de los viajes más exóticos: Teruel! La verdad es que nunca había estado allí, todo tenía buena pinta (por la cercanía del destino) pero una reunión programada a las ocho de la mañana y la mala combinación para llegar, hizo que tuviera que pasar una noche en esta ciudad olvidada.

Mi madre, mi chico y mis amigas me repetían que esto no podía seguir así mucho tiempo, que me tocaría viajar, que mi jefe no es una ong, y que la nena ya era mayor… sabía que ese momento llegaría… y ha llegado! Y tanto que ha llegado! Tengo que pasar 5 noches fuera de casa, me voy de lunes a sábado …. 


A priori el destino es más que apetecible: Cabo Verde (está al lado de Senegal, un poquito por debajo de las Canarias) , ahora que empieza a hacer frío… islas paradisíacas, tiempo veraniego, playas solitarias, …. Por unos segundos mi cuerpo fue abducido por la malamadre que llevo dentro, y empecé a pensar, no en las playas, ni en el sol, sólo pensaba en una cama enorme, para mi sola, bastante tiempo libre entre reunión y reunión y entre vuelo y vuelo (tengo que ir a tres islas diferentes en cuatro días), dormir ocho o diez horas seguidas, hace cuánto tiempo no lo hago???? Poder darme un homenaje en un hotel, el mando a distancia para mi sola, nadie me acompañará al baño, nadie intentará leer la misma revista al mismo tiempo que yo (rompiéndola), podré retomar el libro que estaba leyendo hace más de dos años (recordaré de qué iba?, creo que la autora ha sacado varios libros después... ) podré escuchar mi música favorita en mi ipod (no tendré que poner por enésima vez el disco de kids&us o el de supersimplesong), tendré tiempo para echarme todas las cremas que encuentre en el hotel (ahora mis manos tienen heridas desde que no tengo tiempo ni para echarme hidratante), desayunar sentada sin tener que compartir la tostada, no pensar que he olvidado un chupete de repuesto, o su biberón de agua, o no puse la lavadora con el uniforme para el día siguiente…

 
  
Pero en realidad… soy feliz con la nena, soy feliz sin dormir, no sé si resistiré pasar cinco noches sin ella, no bañarla por las noches, no darle la cena, no leerle su libro favorito, ni cantar canciones juntas, no ver cómo se despierta, no escuchar el “adiós mami” cuando entra en el cole, no leer su agenda de la guarde, no tener compañía en el baño, que nadie me ponga sus deditos en mis gafas, que me pida que le haga una coleta como la mía, que abra mi armario y me encuentre a la enanita sentada dentro, que me haya sacado toda mi ropa interior y se la haya puesto toda al mismo tiempo en el cuello, pasar tantos días sin sus besos (que ahora son kisses), sin sus abrazos, sin ella ….podré resistirlo??????