martes, 9 de septiembre de 2014

0

Deporte en el embarazo (Parte II)




Desde que supe que esteba embaraza, paré en seco de hacer deporte. No tenía muy claro de qué podía y qué no podía hacer. Intuía que correr no debía hacerlo, hacer ejercicio de impacto durante el primer trimestre del embarazo no es bueno. 

Esperé a mi primera visita con el ginecólogo. La respuesta de un profesional es: no empieces a hacer un ejercicio que no hayas hecho nunca, no te exijas más de lo que te exigías cuando no estabas embarazada, haz aquello que hacías antes de quedarte embarazada, algo que te apetezca, y te siente bien.

Quería hacer ejercicio, por mi salud personal, por mi ánimo, por sentirme bien conmigo misma, por no excederme en el peso, por mejorar mi elasticidad… y me apunté al gimnasio. 

El primer trimestre es controvertido, pilates si o pilates no. algunos entrenadores no me ponían problemas, pero otros no me lo aconsejaban en absoluto hasta la semana 12. Decidí prevenir (porque nunca se sabe) y comencé a realizar una tabla de ejercicios suaves en las máquinas. Además de un poquito de bicicleta y elíptica.


Los ejercicios aconsejables eran los dedicados a: piernas, espalda, brazos, glúteos y un poquito de parte aeróbica, que completaría con 15 o 20 minutos de elíptica. Me sentaba muy bien. y combatí el gusanillo del mes 2 y 3. No es aconsejable realizar ejercicios abdominales durante este tiempo, ni abductores, ni nada que pueda dañar al correcto desarrollo del feto hasta la semana 13. 

Nadar por supuesto. es un deporte que siempre puedes hacer, por que en el agua es más complicado lesionarte, porque es un ejercicio completo, porque no sientes el peso de tu cuerpo. La natación puede acompañarte hasta el mes 8 de embarazo. Clases específicas para embarazadas o no. Simplemente nadar, acompañada de tu música favorita. el último mes no es recomendable, ya que si nadas en una piscina pública, podrías coger alguna infección.



Durante el último mes de embarazo, (hasta que des a luz) lo mejor es caminar. Perdon, debes caminar!!! a no ser que tengas algún problema en el desarrollo de tu embarazo y el médico te aconseje reposo por algún motivo. Pero no vale salir a hacer recados por el barrio y ya pensar que has caminado!!!! NO. Hazlo de forma consciente. Pensando en lo que estás haciendo. Respirando. Cogiendo un buen ritmo, y disfrutando de la actividad al aire libre, y disfrutando de ese estado maravilloso, como es estar embarazada, y que está llegando a su fin. Disfrutalo de verdad. Aunque tengas muchas ganas de ver a tu bebé, después echarás de menos llevarlo contigo a todas partes, sentirlo, y que te sienta. Es algo maravilloso e increible. y pasa pocas veces en la vida de una mujer.