viernes, 21 de agosto de 2015

0

BREASTMILK (the film, your film)

Sobre la lactancia materna, se ha escrito tanto, para bien y para mal... ya sabemos las bondades de la lactancia, para los bebés, para las mamás, para sentirte bien, para enamorarte de tu bebé, para adelgazar, para tu comodidad, para tu bolsillo, para tu organización familiar ... no quiero escribir un post más sobre lactancia materna...

Portada de la peli "Breastmilk"
La lactancia cuesta, y mucho al principio, incluso con tu segundo hijo, cuando piensas que ya lo tienes todo controlado, y no necesitas ningún consejo... pero a la larga, cuando funciona, cuando tu y tu bebé disfrutáis de la lactancia, y os enamoráis cada momento cuando llega ese contacto, esa mirada, esos abrazos... cuando ocurre todo esto te das cuenta que merece tanto la pena el esfuerzo que has hecho! y eres feliz con tu bebé, en tu momento de intimidad, durante la noche cuando os quedáis juntos dormidos abrazados... ese momento es único, y nadie puede privarte de él.

Pero, cuando dejarla? yo estoy a favor de la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, y después es un sueño, que puedas continuar a partir de esa fecha, en mi caso, sobre todo por cuestiones laborales, es complicado pasar muchas horas fuera y continuar con lactancia. Desde que Teo tenía tres semanas, empecé a sacarme leche y a congelar. pero apenas sacaba una bolsita de 100 ml. He continuado con mi banco de leche durante toda la baja maternal, pero casi no me ha dado de sí una vez que me he incorporado, ya que mi bebé ahora toma mucha más leche, y la persona que daba mi leche descongelada, utilizaba dos bolsas o incluso más al día...

El debate sobre las salas de lactancia en los puestos de trabajo, sería adecuado en otro post. A mi me resulta imposible sacarme leche durante mi jornada laboral. Lo de meterte en un baño para sacarte la leche que va a comer tu bebé no me parece muy agradable. Deberían habilitar salas adecuadas para hacer de este momento, algo saludable, agradable, y sobre todo normal. Debes tener facilidad para lavarte las manos, lavar el aparato, un enchufe si tu sacaleches es eléctrico, un silloncito adecuado para pasar este ratito de forma cómoda, una neverita donde poder conservar la leche que obtengas...  y todo esto lleva un tiempo, ausentarte de tu puesto de trabajo puede ser difícil, sobre todo si ya has disfrutado del permiso por lactancia unido a tu permiso de baja maternal.

Después llegas a casa, deseando ver a tu niño... Y tu bebé, aun quiere estar contigo tomando teta? o prefiere ese biberón de colores preciosos del que sale leche con tanta facilidad? y si además tu hijo, es un adelantado de su tiempo como el mío, y tiene dos dientecitos desde que tenía cuatro meses, el tema se complica, me muerde! Cuando llego a casa de trabajar últimamente, Teo me rechaza, toma apenas unos chupitos, pero no quiere estar mamando como antes, además se divierte jugando con el pecho y me muerde, duele bastante, porque tira como si fueran de goma... Se pone rígido y se echa para atrás, ya pesa ocho kilos, y es difícil dominarlo... empieza a complicarse la lactancia, te empiezas a plantear si dejarlo... realmente merece la pena?
 
Pero después llega la noche, quiere dormirse en la cama ... nos vamos los dos, nos tumbamos juntos, me mira, me sonríe (con sus dos dientecitos que me parecen deliciosos...) se gira hacia mi, me abraza (a su manera) y abre su boquita, ahora si nos quedamos solos abrazados y al cabo de un ratito se queda dormido... merece la pena continuar con la lactancia, aunque sea por este ratito...
 
Os recomiendo a propósito de estas reflexiones que veáis la peli: "Breastmilk the movie"  es muy divertida, diferente, te sientes identificado en muchas situaciones, y sobre todo es tierna y te anima a continuar con la lactancia, siempre (recuerda) si tu y tu bebé estáis a gusto, y sois felices con ello...

"... With unexpected humor, with an unflinching camera, with some guilt and some pain, this film takes the unusual risk of examining what breast milk truly means.
 
We are often told that breast milk is better. Better for babies, better for mothers, better for nutrition, health, well-being, and society. Many accept this and yet there are still very few women who succeed in breastfeeding exclusively for the recommended six months and beyond. What would it take to change? ..."